Los mapuches y los mapuche

Posted on 21/11/2011

0


Quizás para muchos pase desapercibido el hecho de que en lo tocante al plural de la palabra mapuche en muchas columnas, artículos o notas de prensa se hable de los mapuche y no de los mapuches. A primera vista pareciera ser un simple error ortográfico, pero no lo es: el que escribe lo hace deliberadamente y con un fin muchas veces no confesado. En este pequeño artículo me propongo demostrar el por qué de esta conducta y el yerro en el que incurren sus defensores.

1. Un acto deliberado

No se trata, en lo absoluto, de una epidemia de errores de ortografía. Es mucho más común encontrar los mapuche en medios que defienden la causa mapuche o bien están identificados con causas afines. Algunos en ese lado de la vereda han argumentado en el sentido de que se trata de un asunto de “respeto” al mapudungún, toda vez que en esa lengua, el vocablo mapuche, cuyo significado en castellano viene a ser “gente de la tierra” (mapu: tierra, che: gente), ya contiene en sí mismo la idea de pluralidad de sujetos en che. Así pues, hablar de los mapuches sería redundante pues estaríamos aplicando un doble plural sobre la palabra. Estamos, por tanto, ante un acto deliberado y en caso alguno frente un mero error involuntario de ortografía.

2. La defensa que no es

Dicho lo anterior, ya sabemos que cuando leemos los mapuche las más de las veces no se trata sino de un pretendido acto de reinvidicación del mapundungún. Lo paradójico estriba en, y esto es lo que me motivó a escribir sobre este asunto, que quienes aducen la defensa y respecto del mapudungún yerran estrepitosamente: cuando en mapudungún se quiere hablar en plural en cuanto al sustantivo mapuche, se dice pu mapuche. Vale decir, si nosotros tuviéramos que traducir al mapudungún “los mapuches” en castellano su resultado sería “pu mapuche”, expresión de la que se sirven diversos sitios de información relativa al pueblo mapuche como Aurelienne Wenmapuche, Mapuche Koyaktu y Mapuexpress. Por el contrario, el más conocido de estos sitios, Azkintuwe, usa la expresión “los mapuche”.

3. El plural en el castellano

La regla general para la formación del plural de sustantivos y adjetivos en nuestra lengua es la adición de -s o -es. Hay algunas palabras que permanecen invariables en plural, pero no es lo normal y como tales constituyen casos excepcionales. Acá los repasamos:

Sustantivos y adjetivos terminados en -s o en -x. Si no son monosílabos o polisílabos agudos, permanecen invariables: crisis, pl. crisis;tórax, pl. tórax;fórceps, pl. fórceps. Es excepción a esta regla la palabra dux, que, aun siendo monosílaba, es invariable en plural: los dux. También permanecen invariables los polisílabos agudos cuando se trata de voces compuestas cuyo segundo elemento es ya un plural: ciempiés, pl. ciempiés (no ciempieses).

Sustantivos y adjetivos terminados en -l, -r, -n, -d, -z, -j. Las esdrújulas permanecen invariables en plural: polisíndeton, pl. (los) polisíndeton; trávelin, pl. (los) trávelin; cáterin, pl. (los) cáterin.

Sustantivos y adjetivos terminados en -ch. Procedentes todos ellos de otras lenguas, o bien se mantienen invariables en plural: (los) crómlech, (los) zarévich, (los) pech, o bien hacen el plural en -es: sándwich, pl. sándwiches.

Sustantivos y adjetivos terminados en grupo consonántico. Las voces compost, karst, test, trust y kibutz permanecen invariables en plural, pues la adición de una -s en estos casos daría lugar a una secuencia de difícil articulación en español.

Plural de los latinismos. Las locuciones latinas, a diferencia de los latinismos simples, permanecen siempre invariables en plural: los statu quo, los currículum vítae, los mea culpa.

Adjetivos formados por prefijo + sustantivo. Los adjetivos formados por la adición de un prefijo a un sustantivo son invariables en plural: faros antiniebla (no faros antinieblas), máscaras antigás (no máscaras antigases)

Los apellidos se mantienen invariables cuando designan a los miembros de una misma familia: Mañana cenamos en casa de los García; Los Alcover se han ido a vivir a Quito.

Cuando se usa una marca comercial para designar varios objetos fabricados por dicha marca, si el nombre termina en consonante, tiende a permanecer invariable: Los Opel tienen un motor muy resistente. Lo mismo ocurre con los nombres de empresas, cuando designan varios de sus establecimientos: Hay dos Benetton en Salamanca. Si el nombre es compuesto, permanece invariable: Los nuevos Corte Inglés de la ciudad son muy grandes.

Como podemos apreciar, la palabra mapuche no se ajusta en caso alguno a cualquiera de estos supuestos. Mapuche es una palabra propia del castellano, sin perjuicio de que provenga directamente de otra lengua, del mismo modo en que champiñón proviene del francés champignon y alerta del italiano all’erta.

No hay mucho más por decir. El mismo Diccionario Panhispánico de Dudas se encarga de zanjar el asunto en su apartado relativo al plural de los nombres de tribus o etnias:

Nombres de tribus o etnias. No hay ninguna razón lingüística para que los nombres de tribus o etnias permanezcan invariables en plural; así pues, estas palabras formarán su plural de acuerdo con sus características formales y según las reglas generales: los mandingas, los masáis, los mapuches, los hutus, los tutsis, los yanomamis, los bantúes, los guaraníes, los iroqueses, los patagones, los tuaregs.

4. Consideraciones finales

Aceptar el criterio de escribir “los mapuche”, prescindiendo de los argumentos anteriormente mencionados, implicaría la evidente insensatez de tener que hablar de “los guaraní”, “los azteca”, “los esquimal” y de “los batú”. Más allá de que en castellano, conforme a las reglas generales, deba existir concordancia en cuanto al número y el género, hablar de en lugar de “los mapuches” de “los mapuche” no puede, en virtud de lo ya reseñado, sino justificarse en una creencia errada donde se trata de proteger una idea de pluralidad, la palabra che, inexistente en el mapudungún. No hay ningún acto reivindicatorio detrás: tan solo un desconocimiento de las lenguas mapuche y castellana. Lo demás es pura moda.

Anuncios
Etiquetado:
Posted in: Lingüística